📞 (+34) 605 35 80 86

¿Cómo prepararse para una mudanza internacional?

¿Qué es una mudanza internacional?

Las mudanzas internacionales son procesos complejos que las personas particulares, por lo general, no saben cómo organizar. Se considera una mudanza internacional cuando una persona o familia transporta sus pertenencias desde un país de origen a un país de destino diferente.

El transporte internacional está sujeto a normativas y restricciones derivadas de las legislaciones nacionales para evitar delitos relacionados con el transporte ilegal de mercancías. Por esta razón, las mudanzas internacionales disponen de un estatus especial dentro del transporte transfronterizo. En cuanto a los procesos operativos, existen requisitos legales que deben cumplirse para que las pertenencias lleguen al destino sin problemas y sin originar paralizaciones en aduanas. Por lo tanto, contar con una empresa de mudanzas internacionales con experiencia facilitará el cambio de ubicación.

¿Cómo prepararse para una mudanza internacional?

En la actualidad, las mudanzas internacionales son cada vez más frecuentes, y la mayoría se originan por asuntos laborales. Sin embargo, también hay personas que se mudan para estudiar o regresar a su país de origen después de varios años trabajando en otro país. Estos viajes, que implican una mudanza internacional, también incluyen el traslado de la unidad familiar, lo que plantea la pregunta de cómo organizar una mudanza internacional.

Las mudanzas a otro país no solo implican el traslado de tus enseres y pertenencias personales, sino también todos los trámites necesarios. Entre estos trámites se encuentranbel cambio de domicilio, las bajas consulares y una larga lista de requisitos. Esto puede convertirse en un proceso costoso y complejo. Por lo tanto, confiar en una empresa de mudanzas internacionales puede hacer que este largo proceso sea mucho más fácil y sencillo.

Pasos a seguir para planificar una mudanza internacional:

  1. Contactar con la embajada o consulado del país de destino: La embajada o consulado puede ayudarte a obtener información relevante y asesorarte durante el proceso de mudanza. Además, es importante registrarse para tener constancia de residencia en caso de emergencias.
  2. Conocer la normativa del nuevo país de residencia: Es fundamental conocer las normas y restricciones del país de destino, especialmente en cuanto a medicamentos, alimentos y mascotas.
  3. Seleccionar los enseres a transportar: Prioriza los objetos que necesitarás en el nuevo país y aquellos que no llevarás contigo. Si necesitas un lugar para almacenar tus cosas, puedes optar por un servicio de guardamuebles.
  4. Hacer una lista detallada de todo lo que se transportará: Registra todos los objetos que llevarás contigo y que ingresarán al país de destino. Esta información es necesaria para la organización interna y para cumplir con las formalidades aduaneras.
  5. Contratar un seguro de transporte: Asegura tus pertenencias y contrata un seguro de transporte que cubra cualquier incidente que pueda ocurrir durante el traslado.
  6. Contactar con una empresa de mudanzas internacionales: Para planificar una mudanza internacional de forma segura y sin complicaciones, es recomendable contratar a una empresa especializada en mudanzas internacionales y solicitar un presupuesto.
  7. Controlar el estrés: Planificar una mudanza internacional puede generar estrés. Por ello, es importante mantener una actitud optimista y manejar la situación con buen humor para que el proceso se desarrolle sin mayores inconvenientes.


¿Cuánto cuesta una mudanza internacional?

El precio de una mudanza internacional varía en función de múltiples factores que afectan al traslado de tus enseres a otro país. Para obtener un precio orientativo, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. El volumen y peso de los objetos a transportar: Cuanto mayor sea el volumen y peso de los objetos, mayor será el precio de la mudanza internacional.
  2. El destino de la mudanza: El precio dependerá del país al que te traslades, ya que influyen los impuestos, tasas y trámites aduaneros.
  3. La ruta de transporte: Dependiendo de la frecuencia y si el destino cuenta con una ruta estándar, el precio de la mudanza internacional puede ser más económico que una ruta personalizada.
  4. El medio de transporte: El envío de tu mudanza por avión conlleva, en la mayoría de los casos, un coste más elevado que una mudanza internacional marítima o terrestre.

Es importante destacar que cada mudanza internacional es única y personalizada, por lo que el precio final dependerá de la complejidad y particularidades de cada caso. Por ello, lo más recomendable es contactar con una empresa de mudanzas internacionales para obtener un presupuesto adaptado a tus necesidades. En FWD Forwarding somos expertos en mudanzas internacionales. Colaboramos con las mejores empresas del mundo, seleccionadas especialmente para ofrecer el mejor servicio de mudanza internacional posible.