📞 (+34) 605 35 80 86

Procesos de inspección de los contenedores

Los contenedores de transporte en mal estado puede causar pérdidas imprevistas y aumentar los costos de operación. La carga dañada, las reparaciones costosas y las pérdidas de tiempo son algunos de los problemas que pueden surgir si se descuida el estado de los contenedores. Los contenedores deben ser inspeccionados, limpiados y reparados regularmente para asegurar que el contenido esté adecuadamente protegido durante su transporte.

Además, es importante tener en cuenta que los contenedores son sometidos al temporal y a manejos bruscos durante las travesías. Por lo tanto, es esencial estar atento a los posibles defectos que pueden aparecer durante el proceso de inspección de contenedor y tomar medidas para resolverlos.

A continuación hay algunos ejemplos de defectos encontrados durante el proceso de inspección de contenedor y cómo resolverlos:

⏺️ Malos olores: Los olores presentes en el contenedor antes de que la mercancía sea cargada puede transferirse a los productos, por ello es importante utilizar productos de limpieza biodegradables que no dejen olores persistentes.

⏺️ Manchas: Los textiles pueden mancharse fácilmente de grasa y suciedad que dejan otros productos tales como maquinaria previamente transportada en el contenedor. Para evitar este problema es importante no reutilizar los contenedores que hayan sido usados para transportar productos grasosos o aceitosos.

⏺️ Agujeros a los lados de los contenedores: Los agujeros en los techos, pisos y paredes de los contenedores pueden dejar entrar agua y polvo. Para evitarlo se tiene que revisar regularmente el interior de los contenedores buscando entradas de luz que indiquen agujeros.

⏺️ Tarimas dañadas: Las tarimas dañadas se degradan con el tiempo, volviéndose desiguales y flojas. Para no tener este problema, se debe inspeccionar regularmente la condición de las tarimas y haga las reparaciones necesarias.

⏺️ Moho: La humedad promueve el crecimiento de moho, especialmente en las tarimas, lo que puede contaminar la carga y producir mal olor. Como solución se pueden rociar regularmente los interiores con desinfectantes anti-bacteriales industriales y ventilar los contenedores para eliminar la humedad y prevenir el crecimiento del moho.